112 asesinatos electorales

El arquetipo de los políticos en México.

Publicado el 18 Junio, 2018

112 asesinatos electorales

El perfil del político en México tiene un arquetipo muy bien definido: personas con buenas capacidades para socializar, negociar y cerrar tratos; con constante visión de “avanzar“, con agendas apretadas, desarrollando actividades saturadas y con capacidades interminables para ser populares. También son actores, amantes del dinero, de los lujos, del crecimiento económico personal (incluso cuando la situación implica robarse el dinero).

Tal vez sea esto último lo que los hace fácilmente ciminalizables, incluso cuando el tema es que amanecieron embolsados, torturados, o baleados en algún lugar en el que hacían campaña.

Yo creo que nunca se debe criminalizar a una víctima de homicidio, pero el hartazgo social parece juzgar tan tajantemente que por eso casi nadie habla de los más de 100 muertos en el procesos electoral mexicano actual. Pareciera merecido.

En un informe de violencia política realizado por la consultora y asesora en temas de análisis de riesgo y políticas públicas, Etellekt; de manera acumulada durante los 8 meses del actual proceso electoral; entre el 8 de septiembre de 2017 y el 8 de mayo de 2018 se han registrado un total de 266 agresiones directas contra políticos, mismas que dejaron un saldo de 93 políticos asesinados. Al día 11 de junio ya se cuentan con 19 ejecuciones más y suman 112 en total.

De los 112 asesinatos cometidos contra políticos y aspirantes a cargos de elección popular, 83% han sido ejecuciones “con el sello característico del crimen organizado”, advirtió la consultoría. A esta cifra hay que sumar 44 atentados contra familiares de políticos.

Del total de asesinados, 17 corresponden a precandidatos, 17 a exalcaldes, 13 a regidores, 13 a militantes, 12 a presidentes municipales en funciones, nueve a dirigentes partidistas, seis a candidatos y seis a ex-candidatos.

Un 85% de los políticos asesinados eran personajes del ámbito municipal. 12 alcaldes en funciones, 17 exalcaldes y 13 regidores han sido asesinados durante todo el proceso electoral (2017-2018): reveladora cifra. Habla de la corrupción e impunidad a nivel municipios vs. la tal vez irrelevante atención de SEGOB que se ha dado a nivel federal.

Sabemos que en las elecciones del 1 de julio se elegirá al próximo presidente del país, a los diputados, los senadores, 8 gobernadores y el jefe de Gobierno de CDMX, entre otros 3,400 cargos.

386% más de homicidios que los registrados en los comicios de 2015, afirma Etellekt. Casi 4 veces más. Pareciera que lo que se vivía en 2012 era ya la cúspide de la violencia en México; cuando nos podemos ahora dar cuenta que 2018 es muy superior.

Para el profesor investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE) Martín Gabriel Barrón Cruz, el proceso electoral es un momento de transición en el cual la delincuencia organizada buscará proteger sus negocios e intereses postulando o intimidando candidatos. 

El estado de Guerrero es estratégico para la delincuencia: es el principal productor de goma de opio en México, que es a su vez el tercer productor del mundo, después de Afganistán y Myanmar, según datos de la ONU.

Es además, la entidad que encabeza el mayor número de ejecuciones y agresiones a políticos (22), que junto con Oaxaca, Jalisco, Michoacán, Colima y Nayarit suman el 50% de los casos.

La televisora británica BBC Mundo estuvo en Guerrero y entrevistó a Pedro Soria, esposo de la actual candidata a diputada Aracely García por la coalición PRI-PVEM-PANAL, sobre la violencia en el distrito al que su esposa es candidata; y responde con un tono político: "Aquí no hay violencia. Hay pobreza, marginación. Estamos olvidados: no hay empleo, no hay calidad de vida", dice. ¿Qué futuro le espera a la juventud sin oportunidades, qué camino van a tomar?

Los asesinatos a políticos son parte del reacomodo de los grupos de delincuencia organizada que quieren tomar parte en el proceso electoral: “esta va a ser la elección del narco", le dice a BBC Mundo uno de los periodistas con más experiencia en Guerrero, Sergio Ocampo, del diario La Jornada.

En Guerrero, en estas elecciones, parece haber un punto común en las campañas: evadir el tema del narco, de la violencia, y no hacer propuestas para combatirlos. El pasado 4 de abril, SEGOB y el INE presentaron un protocolo de protección para los candidatos presidenciales, en el cual la Comisión Nacional de Seguridad y el Estado Mayor se harán cargo de la seguridad de los contendientes. Sin embargo, dicho protocolo prioriza a políticos del ámbito federal sobre políticos municipales, lo que ha quedado demostrado ser un error.

Para el director de Etellekt, las medidas de seguridad se han quedado cortas, pues se enfocan en candidatos a nivel federal, cuando son los de nivel LOCAL quienes enfrentan mayor riesgo. Algo que parece lógico ahora, aunque no al comienzo del proceso electoral. Aún quedan poco más de 15 días de campaña, esperemos no más muertos y ver si en lo posible se puedan adaptar medidas de seguridad para políticos y candidatos locales en lugar de federales.

________

Escrito por:

@ccelaya – Carlos Celaya Chaín, mercadólogo, politólogo de cabina, mezclador en la tornamesa y amante de los nuevos medios. Escritor y Director de forwxrd.com.