¿Formas una sociedad MIERDA?

Vivir en una sociedad que no se cuestiona es una basura.

Publicado el 17 Junio, 2018

¿Formas una sociedad MIERDA?

Vivir en una sociedad que no se cuestiona es una basura, porque gran parte de los problemas que tenemos como sociedad, se dan por vivir alienado en un sistema y actuar como creemos que debemos hacerlo, sin estar seguros de qué es lo que realmente queremos.

Hace unos meses me obligué a asistir a una posada navideña, aunque la parte esquizoide de mi ser se manifestó en contra. No pensé que fuera a ser tan horrible, ya que algunos de los asistentes eran personas que hasta ese momento consideraba racionales.

Aunque llegué un poco tarde intentando hacerme un “half bun”, fue lo suficientemente a tiempo como para estar presente en la conversación del matrimonio y el embarazo… Sí, esquizoide me repetía constantemente “te lo dije”, pero ya era demasiado tarde como para irme… Aparte, el Jack Daniels que bebía en un vaso amarillo de plástico (que probablemente terminó en la cabeza de alguna tortuga marina) me mantuvo resistiendo. 

En ese momento escuché de diferentes seres expresar cuánto deseaban casarse, la clase de esposo que querían tener, la inmovilización, la privatización y los azotes que gozarían en la fecundación de los embriones (como si Fifthy Shades of Grey fuera lección suficiente para practicar el sadomasoquismo), la cantidad de hijos y los nombres que tendrían esas desafortunadas criaturas… En ningún momento mencionaron por qué aspiran a casarse, tampoco en dónde y cómo conseguirán a ese hombre con dinero y filias de Christian Grey, mucho menos mencionaron por qué están considerando tener hijos, y peor aún; ni siquiera piensan que esos horribles nombres puedan gustarle a los hijos.

Ese instante fue suficiente para reiterarme la propuesta antinatalista de mi gran Arthur Schopenhauer: “Si el acto de la procreación no fuera acompañado de deseo y sentimientos de placer y se basara en la base de consideraciones puramente racionales, ¿existiría la raza humana hoy? Tendríamos compasión por las siguientes generaciones como para preferir ahorrarles la carga de la existencia o al menos para no dejar sobre ellos esta carga a sangre fría” (Schopenhauer, 2004, 35).

Evidentemente Schopenhauer solo se cuestionó una posibilidad que por lo menos en México, está sumamente distante de la realidad. Por el contrario, el centro de prensa de la UNICEF (2016), afirma que, entre los países de la OCDE; México ocupa el primer lugar en el índice de embarazos adolescentes, con 64 casos por cada mil habitantes.

México tiene la capacidad para lograr que sus habitantes se reproduzcan como roedores, pero no tiene la capacidad para incentivarlos a cuestionarse, a reflexionar, a observar y analizar la realidad para de ahí, definir y decidir conscientemente qué desean como individuos. Ese anhelo de procrear se observa en cualquier estrato social, para los que su plataforma es Blim o Televisa, la Rosa de Guadalupe es su manual de vida, para los más sofisticados; otra clase de representaciones definen sus aspiraciones.

Lo lamentable de los embarazos no deseados, o de los que surgen de una fantasía egoísta como parte de un deber de vida; es que distan de su ideal al momento de encontrarse en la realidad: educar, mantener, cuidar, proteger, guiar, disciplinar, asistir, atender, limpiar, torturar, matar (error de dedo) en fin… Todas esas cuestiones que implican un desarrollo adecuado en el individuo, se incumplen de alguna forma y el ser termina reproduciendo comportamientos que implican un retroceso o hasta un problema para la sociedad.

En ocasiones es necesario ser un poco como Schopenhauer y dejar que la base de nuestras acciones sean puramente racionales, principalmente en aquello que repercute en otros. Respetar a quienes aspiran a formar familias de conejos, pero incentivarlos a pensar y promover el respeto a quienes preferimos ahorrarles la carga de la existencia a futuros seres que probablemente nunca existan; porque fuimos lo suficientemente misericordiosos como para no traerlos a la tierra a luchar contra un sistema capitalista, a vivir líquidamente y a formar parte de una sociedad cansada.

________

Escrito por:

 

@andreaz91 - Andrea Zatarain, socióloga amargada y de pocos amigos. En constantes crisis existenciales, alienada en la introspección con incesante autolocución. Racionalidad y nihilismo sagradas verdades. Colaboradora para forwxrd.com.